El Gordo del Estado

23.12.2018

El 22 de diciembre de 1931, los asistentes que se encontraban en la Casa de Moneda y Timbre, se preguntaban cuando saldría "el gordo" dado que en el bombo de los premios apenas quedaban unas treinta bolas. La expectación era máxima, pero los niños de San Ildefonso seguían cantando 10.000 pesetas, hasta que en torno a las once y media de la mañana, salió el 24.717 y Juan Chillida cantaba repetidas veces «¡Quince millones de pesetas!».

La sala abarrotada y quienes seguían el sorteo por la radio esperaron unos instantes para ver cual era el nombre de la localidad afortunada. Entonces se escuchó una voz: «¡Oído a la caja! El 24.717, ¡¡¡a la reserva!!!». El número no se había vendido y el Gordo de la Lotería de Navidad -dos series que en total sumaban 30 millones de pesetas- fueron en su totalidad para la Hacienda Pública. El público, decepcionado en sus asientos empezaba a gritar a viva voz: «¡Fuera! ¡No vale! ¡No hay derecho! Esto es cosa de Azaña (Presidente del Consejo de Ministros de España) que los manda a la reserva. ¡Vaya un negocio el del Estado! ¡Como si no tuviera bastante!». Jaime Carner Romeu, ministro de Hacienda, sonreía misteriosamente ante el inesperado ingreso de 30 millones de pesetas ya que al Estado le había tocado el gordo, que de alguna manera solventaría en parte el déficit de Hacienda con la celebración del sorteo de ese año. El Estado había presupuestado 435 millones, pero apenas recaudó 409 con la venta de billetes y jugaba en su propia Lotería de Navidad por más de 25 millones de pesetas, en décimos no vendidos. Esta ha sido la única vez que el Estado fue el ganador en absoluto del premio gordo.

La Lotería Nacional, fue aprobada por las Cortes de Cádiz el 25 de noviembre 1811, su ideólogo fue el ministro del Consejo y Cámara de Indias, don Ciriaco Gómez de Carvajal, con la gran idea de financiar las arcas públicas del Estado, aumentando los ingresos sin que ello supusiera aumentar los impuestos a los contribuyentes españoles. Su primer sorteo se realizó 15 días antes de ser aprobada la primera Constitución española,(19 de Marzo de 1812) más conocida popularmente como "La Pepa",pero lo más trascendente fue la idea de realizar el primer sorteo extraordinario de Navidad, realizado el 18 de diciembre de 1812, tomando como referente el que ya fue propuesto por uno de los grandes de ministros de Hacienda del reino de España del monarca Carlos III, don Leopoldo de Gregorio,(el Marqués de Esquilache) un veneciano que revolucionó el reinado de Carlos III, quien tomando la idea de la "lotto di Genova"propuso un Sorteo de Navidad con el nombre de la Real lotería primitiva, que se llevó a cabo el 10 de diciembre de 1763, para ello el marqués trajo de Nápoles a José Peya, director del juego de la Loto, doblándole el sueldo que tenía y comprometiéndole a una estancia mínima de dos años, tiempo suficiente para poner en marcha el juego y comprobar su rentabilidad.

El precio de un billete de lotería, (1billete = 10 décimos) en 1812, era de 40 reales, (4 reales = 1 peseta, en el año del cambio de monetario 1868 y 1€ = 166,386 pesetas en el 2002) y la recaudación de aquel primer sorteo extraordinario de Navidadascendió a más de 187.000 reales, con premios por 29.475 reales, lo que generó un beneficio neto por encima de los 133.000 reales,(24.000 reales de gastos de administración) y el primer gordo de Navidad se lo llevó el número 03604, con un premio valorado en 8.000 reales. Si se hace una comparativa con respecto a la inversión en un billete y la tasa de retorno generada por el premio gordo en el día de hoy, se observa que en 1812 la tasa de retorno era de un 200% y la de hoy en día es de un 20.000%, lo que nos indica que se ha incrementado 100 más con respecto a la inicial, teniendo en cuenta que el valor de un billete son 200 €uros y el premio gordo es de 4 millones de €uros.

El nombre actual de Sorteo de Navidad se oficializó el 23 de diciembre de 1892 para cinco años más tarde esta denominación ya aparecer impresa en los billetes. Es asombroso como ha superado, crisis políticas y económicas. Durante la Guerra Civil española, (1936-1939) el Sorteo de Navidad no dejó de celebrarse, debido a ella fue la única vez que se celebró en sitios distintos (bando nacional en Burgos y republicano en Barcelona) al quedar España dividida en dos. El auge de este Sorteo de Navidad, se dio en la postguerra, cuando los españoles cada año desde 1939 se aferraban cada 22 de diciembre a la radio para escuchar si habían sido agraciados, por el gordo de Navidad, o por alguno de los numerosos premios que se reparten lo que se según los expertos desde el punto de vista sociológico la radio fue la que consiguió que fuera tan relevante y tan mediático hasta el día de hoy.

Los niños de San Ildefonso han sido los encargados de cantar los números, que hasta 1913 estaban impresos en papeles, y a partir de ese año, se implantó el sistema de bombos y bolas de madera. El sorteo extraordinario, es el más importante y popular de todos los sorteos de lotería realizados en España, suponiendo el 30 % de la facturación anual de Loterías y Apuestas del Estado, organismo dependiente directamente del ministerio de Hacienda. Desde 2017 el número de series es de 170, con una emisión que asciende a unos 3.400 millones de €uros, de los que el 70 % se destina a premios, es decir, en torno a 2.380 millones de €uros.