La Táctica que un Día Aunó a la Humanidad

06.06.2019

La luz del amanecer de un día gris, en la primavera de un 6 de junio de 1944, hacía presagiar espectáculo e impresionante juego de estrategia militar que iba a tener lugar en el Canal de la Mancha, ya que nunca se había desplegado en la historia de las batallas navales una flota de tal calibre y potencial internacional.

La flota estaba compuesta por 7000 barcos que llevaban a bordo 20.000 vehículos y carros de combate con más de 150.000 soldados, apoyados por unos 11.000 aviones, proporcionando una gran cobertura aérea con 150.000 paracaidistas. En definitiva soldados valientes y en busca de la libertad, con la idea de acabar con ese veneno que se expandía por toda Europa.

Muchos de aquellos héroes valientes murieron antes de desembarcar, otros tantos en la orilla y el resto en las en playas de la costa francesa, entre Ste. Mere-Eglise y Caen, llamadas con el nombre en clave de Utah, Omaha, Gold, Juno y Sword, y siendo en Omaha y Juno, donde se efectuaron el mayor número de bajas, bajo el feroz fuego alemán, sin piedad alguna. Ese día 12.500 valientes soldados aliados y casi el mismo número de alemanes murieron en las playas de Normandía, y es que en la noche anterior antes de dormir Winston Churchill, el primer ministro británico, le dijo a su mujer: "¿Te das cuenta de que para cuando despiertes en la mañana 20.000 hombres pueden haber muerto?".

El ideólogo de esta brillante y a la vez loca operación, denominada con el nombre en clave de "Overlord", fue un hiperactivo y gran estratega militar con una visión distinta a la de cualquier otro, llegando a ser General de Cinco Estrellas del Ejército de los Estados Unidos de América durante la Segunda Guerra Mundial, y comandante supremo de los aliados en el frente de la Europa occidental, Dwight David Eisenhower designado por 32.º POTUS, Franklin Delano Roosevelt, debido a que los estadounidenses eran los que más capital tanto humano aportaron a la contienda.

A principios de 1944 los alemanes no sabían por el que flanco iban a ser atacados, pero se habían preparado para ello, por lo que el "Führer", (líder en alemán) Adolf Hitler en 1942, tras la entrada oficial de los norteamericanos en la guerra, decidio construir un muro para contener un asedió en caso de un ataque de los aliados, y a su vez ascendió a su mejor hombre, Erwin Rommel a mariscal de campo de la Wehrmacht, (fuerzas armadas de la Alemania nazi desde 1935 a 1945) Rommel era conocido con el seudónimo de "zorro del desierto" al mando del África Corps, por sus batallas libradas y ganadas contra los los ejércitos británicos y de la Commonwealth.

Por lo que Hitler encargó a Rommel en 1944, reforzar las defensas de la fortaleza Europa, o lo que es lo mismo la defensa del muro atlántico, una construcción de unos 6.000 km de longitud y de 13.000.000 de toneladas de hormigón, desde el norte de Noruega hasta la frontera de España con Francia, (Hendaya y Fuenterrabía) una frontera definida desde 1659 por el "Tratado de los Pirineos" entre los reinos de España y Francia, siendo una de las fronteras hoy existentes más antiguas del mundo.

El hiperactivo general estadounidense, estudió y calculó minuciosamente el lugar más vulnerable, para llevar a cabo su plan de ataque, y sorprender a los alemanes al amanecer, para llevar a cabo su táctica, tuvo en cuenta varios parámetros, que decidió combinar, para poder aportarle mayores posibilidades de victoria. Por lo que si el ataque se realizaba en una noche de luna llena, ofrecería mayor visibilidad y una marea media al amanecer, favoreciendo los desembarcos.

El 31 de mayo de 1944 se les dijo a los soldados el país, por el que iban a intentar penetrar el muro atlántico, pero no sabían el lugar, que día y a que hora, para que no se filtrara el ataque y les pillara por sorpresa a los alemanes en las playas Normandía.

A principios de junio cientos de miles de hombres abandonaron sus campamentos para dirigirse a los 19 puertos de embarque de la costa sur inglesa, con el fin de arribar a su destino final y atacar Normandía.

El general Eisenhower, "siempre había considerado que un lugar de un líder, siempre estaba junto a sus hombres, antes y durante la batalla"por lo que la tarde del 5 de junio estuvo en un aeródromo británico, visitando a la 101 división euro transportada, ya que serían de los primeros en arribar a las costas francesas, el general ocultó la preocupación y tensión que realmente sentía, bajo su semblante rostro con una sonrisa, y como buen líder les transmitió seguridad y optimismo a sus soldados, ya que la psicología como se describe en "El Arte de la Guerra" de Xun Txu, es muy importante para ir a la batalla y poder conseguir tu objetivo.

El objetivo final de Eisenhower, era liberar a Francia de la ocupación alemana, por lo que 11 semanas después del desembarco de Normandía, París fue liberada por los aliados.

Si se tiene en cuenta los logros conseguidos frente a las pérdidas, y en comparativa con otras cruentas batallas bélicas, la proporción de bajas revela un éxito absoluto, ya que de los 153.245 soldados, sin contar los paracaidistas, en las playas de Normandía, perecieron un total de 4.314 soldados y hombres valientes, lo que nos reporta un 2,8% del total de las bajas.

En honor y recuerdo a todos los que dieron la vida por salvar a Europa, y regalarnos el mayor periodo de paz.

"No hay ateos en las trincheras", Dwight David Eisenhower 34.º Presidente de los Estados Unidos de América.