El Toro Blanco que se llevó al €uro

01.01.2019

El 1 de Enero de 1999 llegó el €uro a nuestras vidas, aunque como sabemos no circularía como moneda física hasta tres años después. Cuenta la mitología griega que Europa jugaba con sus compañeras en la playa de Sidón cuando Zeus la divisó y quedó prendido por su belleza, como sabia que ella podía rechazarlo si se presentaba naturalmente, decidió tomar la forma de un hermoso toro blanco que tenía cuernos parecido al creciente lunar, y fue a rendirse a los pies de la bellísima doncella.

En primera instancia, la joven se asustó, pero luego fue tomando confianza del bello animal, hasta que decide por último montar sobre su lomo. Zeus, que es el dios del olimpo más pícaro de todos, estaba esperando esta acción de la hija del rey de Tiro, por lo que al instante, el toro blanco se levantó y partió hacia el mar.

Europa gritaba y se aferraba con fuerza a los curvados cuernos, pero Zeus no se detuvo, se adentró en la olas y se alejó de tierra, hasta llegar a la isla de Creta.

Esta sería la explicación perfecta y resumida, para explicar porque se produjo la crisis del €uro, si comparamos a la política monetaria europea con la bella Europa, al €uro con el toro blanco y a Zeus con los mandatarios y políticos del momento.

El €uro fue la moneda ideada principalmente para competir con el dólar estadounidense, un proyecto ilusionante para hacer una Europa más fuerte y unida, por lo que para ello idearon como eje principal la unión del franco francés y el marco alemán, y con ese propósito en marzo de 1979, entró en vigor el Sistema Monetario Europeo, (SME) con la principal idea de dar respuesta a los desequilibrios ocasionados en las economías europeas durante el periodo de crisis económica y financiera a principios de 1970, la consecuencia de esto llevó a la decisión de crear el ECU, (European Currency Unit, Unidad Monetaria Europea) como una unidad de contabilidad interna para el (SME). Sus funciones principales consistían en facilitar la cooperación financiera y, junto con el Mecanismo Europeo de Cambio, garantizar la estabilidad monetaria en la entones Comunidad Económica Europea, estableciendo un mecanismo de control en los tipos de cambio de las diferentes monedas que lo integraban: por ello los Países Miembros se comprometían a restringir los tipos de cambio de sus monedas a unos márgenes de fluctuación específicos.

El ECU estaba compuesto por la suma de cantidades fijas de todas las monedas de los países que habían decidido adherirse al proyecto común, estimándose el porcentaje de cada una de ellas del peso económico y financiero de los estados. Para el cálculo de estos porcentajes se utilizaban tres criterios:

1.Participación de cada una de las divisas en el comercio intracomunitario

2.El PIB de cada país

3.La cuota de cada país en el Fondo Europeo de Cooperación Monetaria

Con esto el marco alemán, representaba (aprox. 32 %) seguido por el franco francés (aprox. 20 %), la libra esterlina (aprox. 13 %), el florín neerlandés (aprox. 10 %) y la lira italiana (aprox. 8-9 % dependiendo del momento). La peseta por su parte tuvo una participación de poco más de 4 %.

La composición del ECU, al depender de varias monedas nacionales, era revisable cada cinco años. La última revisión se llevó a cabo en 1989 y su composición quedó congelada en 1993 con la entrada en vigor del Tratado de la Unión Europea, (Tratado de Maastricht) poniendo en funcionamiento la Unión Económica y Monetaria y dando paso al principio de la integración monetaria europea.

El ECU, por razones fóneticas no tuvo buen acogimiento por parte de los representantes franceses y alemanes, por lo que se decidió buscar una solución, ya que el nombre original despertaba recelos por sus fuertes connotaciones francesas, debido a que el écu (escudo) fue moneda de referencia en Francia desde el siglo XIII hasta la llegada de la Revolución francesa (1789). Aparte de esto, el canciller Kohl señaló que fonéticamente le recordaba a "ein kuh", es decir, "una vaca" en alemán. Por lo que finalmente en la ciudad de Madrid, en diciembre de 1995 se tomó la decisión de cambiar el nombre por el de €uro.

El símbolo del euro (€), desarrollado por la Comisión Europea, se inspiró en la letra épsilon (ε) del alfabeto griego, como referencia a la inicial de Europa, E. Las dos líneas paralelas hacen referencia a la estabilidad dentro del lo que se denomina €urozona, asimismo si se observa la moneda de 2€ griega se puede ver perfectamente la imagen del rapto de Europa por Zeus.