Un Tratado en Fráncfort para Alsacia y la bella Lorena

30.05.2020

Alsacia fue francesa entre 1648 y 1697, mientras Lorena tuvo gran influencia francesa desde el siglo XVI adhiriéndose a Francia en el XVII. Acabada la revolución francesa de 1789, los alsacianos, mayoritariamente de habla alemana y religión protestante, optaron por pertenecer a Francia.

Un siglo después, el canciller alemán Otto von Bismarck y el jefe de gobierno francés Adolphe Thiers, pactaron por medio del Tratado de Fráncfort, la opción de dar a los residentes de la región un plazo hasta el 1 de octubre de 1872 para decidir entre emigrar a Francia o permanecer en la región y tener su nacionalidad legalmente cambiada a alemana.

El tratado fue ratificado el 18 de mayo, y con el que se puso fin a la Guerra franco-prusiana en 1871, con el se anexionó parte de los territorios de las regiones hasta entonces francesas de Alsacia y de Lorena.

El gobierno francés inició inmediatamente una campaña de "afrancesamiento" que incluía la deportación forzada de todos los alemanes que se habían establecido en la zona después de 1870. Por ese motivo, la población fue dividida en cuatro categorías, que iban de la letra A hasta la D. Los periódicos alsacianos escritos en alemán también fueron suprimidos.

No fue hasta el final de la primera guerra mundial y tras una política arbitraria alemana, con intentos de "germanización" forzosa, cuando la población prefirió retornar a ser francesa, ya que Alemania, por su afán de imperialismo y colonialismo en África había sido la gran perdedora de la contienda europea.

"El ser humano es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra".

La ocupación de las ciudades por medio del ejército francés disolvió el breve periodo de independencia, incumpliendo el artículo 5.º de la Convención del armisticio, por Decreto del 15 de noviembre la totalidad del territorio a la soberanía francesa, que tomaría el nombre de Alsacia-Mosela. Estas actitudes centralistas, buscando eliminar los rasgos culturales diferenciadores de estas dos regiones, provocaron un sentimiento de animadversión hacia el gobierno francés.

Con la invasión del tercer Reich alemán entre 1940 a 1945, los territorios volvieron a manos germanas. Desde el fin de la segunda guerra mundial han pasado a ser definitivamente franceses.

DECLARACIÓN DE SCHUMAN

Robert Schuman, Ministro francés de Asuntos Exteriores, cansado de esta situación mediante su famosa Declaración el 9 de mayo de 1950, proponía la creación de una Comunidad Europea del Carbón y del Acero. La CECA (formada en su origen por Italia, Francia, Bélgica, Luxemburgo, Países Bajos y la República Federal de Alemania ) hoy la Unión Europea. Los gobiernos europeos, decididos a evitar otra terrible contienda, llegaron a la conclusión de que la fusión de los intereses económicos contribuiría a aumentar el nivel de vida poniendo fin a la guerra entre Francia y Alemania, rivales históricos.

"La paz mundial no puede salvaguardarse sin unos esfuerzos creadores equiparables a los peligros que la amenazan."

''Europa no se hará de una vez ni en una obra de conjunto: se hará gracias a realizaciones concretas, que creen en primer lugar una solidaridad de hecho."

"La puesta en común de las producciones de carbón y de acero cambiará el destino de esas regiones, que durante tanto tiempo se han dedicado a la fabricación de armas, de las que ellas mismas han sido las primeras víctimas."

Estrasburgo, capital de Alsacia y sede del Parlamento Europeo, es el símbolo de la unidad europea y de la amistad franco-alemana. Hoy son zonas muy desarrolladas económicamente y no hay problemas significativos de ningún nacionalismo.

En épocas recientes, iniciativas oficiales y privadas han intentado revertir este proceso para preservar la herencia cultural franco-germana del área que es única en su clase. Francia es el único país miembro de la Unión Europea que se niega a firmar la Convención para la Protección de las Minorías Nacionales, que incluye garantías del derecho democrático a la libertad de lengua.

El ducado independiente de Lorena, data del año 911.

Desde el 1 de enero de 2016, y según lo establecido en la ley n.º 2015-29, la región Lorena es fusionada con las regiones de Alsacia y de Champaña-Ardenas para formar la región administrativa de Gran Este.

Lorena se define como sensata y cauta.

Son atentas y su mayor cualidad es que saben escuchar, de lado muy humano y pacientes. Les gusta conocer a gente nueva, sin descuidar sus antiguas amistades, lo que las hace que sean muy sociables, extrovertidas y de mentes abiertas. Inquietas y con ganas de emprender, sin miedo arriesgar, activas y muy valientes, con una gran capacidad para acertar ante cualquier tipo de adversidad.

En este mayo tan especial, no quiero olvidarme de ellas en su santoral, y lo que estos territorios a orillas de Rin han significado para la historia del viejo continente, y que hoy en día desde 1950, gracias a demócratas-cristianos como Robert Schuman disfrutamos del mayor periodo histórico de prosperidad y paz.